Música

Las Flores de Valeria abre espacio al blues en abril

Por Diego Prieto.
Gustavo Serrano, cantautor colombiano, tocó en la apertura de la muestra de blues programada para este mes por aniversario del bar.

Las Flores de Valeria, café bar ubicado en la carrera 6 con calle 12 sur, en el barrio Quinta Ramos de la localidad San Cristóbal, incentiva la cultura y el esparcimiento de manera gratuita a través del blues, durante el mes de abril con toques nocturnos en su pequeño espacio. Gustavo Serrano mostró el pasado sábado 5 de abril, la calidad de blues que fue manifestada por Sister Morphine el 12 de abril y será mostrada por artistas como Vulgarxito y Ukumary.

Gustavo Serrano deleitó en la noche sabatina de Las Flores de Valeria

Gustavo Serrano deleitó en la noche sabatina de Las Flores de Valeria

John Ruíz, con ayuda de su esposa Lina y motivado por su hija Valeria, fundó el bar Las Flores de Valeria en el garaje de su antigua casa situada en el barrio Quinta Ramos en abril del 2005, donde se realizan toques con artistas locales, nacionales e internacionales, interesados en mostrarse a la escena independiente que representa un espacio como éste.

En este mes el bar cumple 9 años de ofrecer cultura, ocio y espacios para la música con variedad de géneros. Sin embargo, John Ruíz enfatizó que “más o menos de dos años para acá, hemos hecho un énfasis en el género blues”. Entonces, desde el mes de marzo todos los fines de semana artistas de blues se presentan en el bar. El colombiano, Gustavo Serrano, quien lleva más de 20 años de carrera e hizo parte de la agrupación Candelaria Blues, fue el primero en escena el 5 de abril, como trozo de las muestras musicales que serán parte del espacio sonoro en el bar durante los sábados del mes.

Así pues, para el día 12 de abril el turno fue para una de las pocas mujeres involucradas en el género como Sister Morphine; luego, el 19 de abril tocará una banda “legendaria” de blues, según dice John Ruiz, como lo es Vulgarxito;  y, finalmente, el día 26 de abril, Ukumary cerrará los toques con su lema “Música con el corazón”, debido a sus letras y sonidos inspirados en su hijo quien sufre de leucemia.

Además, paralelamente con el bar, funciona una fundación homónima cuya razón social es promover el arte mediante talleres gratuitos de armónica y guitarra blues en la localidad San Cristóbal. “La idea es poder posicionar el género, quitarle al metal, al hip hop y al rock unos adeptos y traérnoslos para acá, para nosotros, para el blues”, añadió John Ruiz.

La idea del café bar Las Flores de Valeria, y para lo que resta de toques, es llevar artistas de talla nacional e internacional, que se codeen con artistas locales e intentar reivindicar el género blues y rock and roll en Bogotá. Para ello, desde ya, John y Lina piensan en trasladar sus ideas a un lugar que contemple más acogida del público.

Anuncios

Cubrimiento del cierre Festival de La Coneja Ciega

Link del video en YouTube: 

Actualidad Online

Imágenes del cierre del segundo Festival de La Coneja Ciega en el Teatro Al Aire Libre La Media Torta realizado el 16 de marzo, acompañadas de entrevistas a Hugo Corredor, vocalista de la agrupación de ska-jazz Los Elefantes; y a Zetha, baterista y fundador de la banda de metal industrial Koyi K Utho.

Ver la entrada original

Festival de La Coneja Ciega: un espacio para las muestras y talentos culturales

Por David Cotrina, Camilo Marín y Diego Prieto.

La Coneja Ciega es un proyecto de sello discográfico que surgió en el año 2013 por la agrupación 1280 Almas, grupo que nació en el año 1992 y que ha producido 8 álbumes en su trayectoria musical.

Gracias a la experiencia adquirida por la banda y sostenida por sus, hasta ahora, eternos integrantes: Fernando del Castillo, Pablo Kalmanovitz, Leonardo López, Juan Carlos Rojas, Hernando Sierra y Andrés Vargas, se llegó a la creación de su propia casa discográfica: La Coneja Ciega, que produce para artistas netamente ‘criollos’ como La Hermandad, Confederación Galáctica del Sonido, Nanook El Último Esquimal, Los Otros, Electromagnética, entre otras.

Más adelante, el crecimiento del sello discográfico se convirtió en un festival gratuito con una amplia diversidad musical llamado Festival La Coneja Ciega, ideado por las 1280 Almas en compañía de tres agrupaciones más que pertenecen a la casa disquera. De esta manera, el festival tuvo su primera versión el año pasado, aunque no tuvo la acogida esperada debido a la poca difusión. No obstante, hay que destacar la labor que desde su inicio, cumple el desarrollo del festival al atraer bandas de diversos géneros musicales y hacerlas surgir.

Al consolidarse la segunda versión del Festival de La Coneja Ciega para el 2014, muchos artistas se sumaron a esta causa con el fin de atraer más gente y darlo a conocer durante su desarrollo. Se llevó a cabo del 19 al 23 de marzo. El 19 y 20 de marzo en La Ventana Bar, el 21 y 22 en el Teatro Villa Mayor, y el cierre fue el 23 de marzo en el Teatro Al Aire Libre La Media Torta.

Además, con el slogan “Yo apoyo” se buscó que los asistentes al festival ayudaran a ponerle precio a su entrada, mediante la compra de una calcomanía, que los hacía partícipes de un sorteo de una guitarra eléctrica autografiada por todos los artistas presentes en el último día del evento.

De esta manera y bajo el control de 1280 Almas, 280 bandas (58 más que el año pasado) se inscribieron en la convocatoria a comienzo de año, para luchar por la grabación de una EP, es decir, un disco corto, en el estudio del sello.

De las 280 bandas inscritas, cinco fueron las seleccionadas por 1280 Almas para tocar el 19 de marzo. El  día 20 de marzo se dio a conocer el nombre de las bandas ganadoras: La Mercosur en primer lugar y Dublincuentes en segundo lugar, acompañados de un toque acústico de 1280 Almas y Telebit.

En cuanto a los toques en el Teatro Villa Mayor, Fernando del Castillo, vocalista de 1280 Almas, dijo que “la idea era (tocar) en un escenario más pequeño y en una locación más hacia el sur de la ciudad, como por tratar de centralizar la idea de cómo tiene que ser un evento”, por tal razón, el viernes 21 de marzo hicieron presencia Las 1280 Almas, Schutmaat Trio, Dublincuentes (ganador 2° lugar), Electromagnética y Desarme; y el sábado 22 de marzo tocaron, entre otros: Los Malditos, Los Otros y Alfonso Espriella, quien manifestó que el festival “es algo hecho con las uñas pero con mucho corazón”.

Finalmente, el escenario al que asistió mayor número de personas fue el Teatro Al Aire Libre La Media Torta, ubicado en el centro de Bogotá, aproximadamente un 70% de la capacidad del escenario presente gozó de importantes bandas que dieron prestigio al novedoso festival. Dicho prestigio fue dado por bandas muy importantes en su género a nivel local.

Ver galería del Festival La Coneja Ciega.

La banda que inició en el cierre del festival fue la misma gestora del evento gratuito: Las 1280 Almas, levantando a los asistentes con sus canciones más exitosas. Luego, La Mercosur, banda ganadora de la convocatoria y quien grabará un EP con el sello discográfico La Coneja Ciega, demostró con su cumbia basada en adornos musicales por qué se merece grabar el disco. También, las bandas Morfonia y Pornomotora con su rock tipo punk, junto a Alfonso Espriella descrestaron a los espectadores amantes de la variedad musical presentada esa tarde.

Los Elefantes interpretaron el ska-jazz como su género tradicional, además, su vocalista, Hugo Corredor, enfatizó que La Media Torta “es un espacio bacano (…) es un espacio abierto donde la gente puede venir sin necesidad de pagar nada y es una tarima muy buena”. El metal industrial a cargo de Koyi K Utho concluyó el festival con un puesta en escena típica del grupo bogotano, del que el baterista y fundador, Zetha, opina acerca de la labor que emprende 1280 Almas: “Ese es el camino que ellos han mostrado, ellos quieren que esto crezca, siempre lo han querido, fueron de los primeros empujando toda esta vuelta”.

Así pues, el cierre duró aproximadamente seis horas y se obtuvo una mayor acogida del público durante los 5 días, en comparación con el primer festival. El sello discográfico de la banda de rock bogotana 1280 Almas cerró la segunda versión del Festival La Coneja Ciega con un gran número de espectadores. De esta manera, el festival espera convertirse en una importante muestra cultural en su próxima versión que, según Fernando del Castillo, es incierta pero se trabajará en ello.