Maradona

MARADONA, UN LÍDER POLÉMICO PERO NATURALMENTE ACEPTADO

Diego Armando Maradona

Nació el 30 de agosto de 1960 en Lanús, ciudad de la Provincia de Buenos Aires; pero se crió en Villa Fiorito, al sur de esta provincia entre potreros y pobreza. De sus hermanos, él fue el quinto en nacer, 2 fueron futbolistas.

Maradona comenzó a jugar fútbol en un potrero de Villa Fiorito llamado “Las Siete Canchitas“, sin embargo, para 1969 inició su contacto directo con el fútbol al realizar y pasar las pruebas para ser parte de las divisiones inferiores del club Argentinos Juniors. En total, ascendió 8 divisiones en 2 años y el 20 de octubre de 1976 debutó como profesional a los 15 años. Tuvo que trasladarse junto con su familia a la ciudad de Buenos Aires para hacerse cargo de ella económicamente. Para 1977 debuta en la selección mayor de su país con 16 años en la Bombonera ante Hungría, pero Cesar Luis Menotti no lo llevó al mundial que organizó y ganó Argentina en 1978. Al siguiente año, Diego sería figura del mundial juvenil realizado en Japón, ya que consiguió ganar el campeonato y ser el mejor jugador del mismo.

Luego de Argentinos, en 1981 Maradona recaló en Boca Juniors, donde demostró ser el mejor jugador argentino del momento al convertirse en ídolo Xeneize. Del 82 al 84 Maradona jugó para el Barcelona de España, club que lo compró por 1.200 millones de pesetas y en donde tuvo buen paso la primer temporada, luego se lesionó y engrosó mala relación con los dirigentes, en especial con José Luis Núñez, presidente del club en esa época y quien imponía una política de contención salarial criticada por Diego. De España fue a Italia, vendido y jugando en Napoli se convirtió en el mejor jugador y campeón del mundo en 1986 con la Selección Argentina.

Este mundial, con sede en México, significó una época de gloria en la vida del ’10’ ya que en un contexto de venganza de Argentina contra Inglaterra, en un partido por los cuartos de final de la Copa del Mundo de México 86, debido a la Guerra de las Malvinas efectuada en 1982, Diego Armando Maradona surgió como el ‘Vengador’ épico que, con su astucia en la cancha (La Mano de Dios) y su calidad con el balón (El Gol del Siglo) le dio la satisfacción al pueblo de decir “Argentina 2, Inglaterra 0”, en el partido de cuartos de final.

En el pequeño Napoli, que pagó 1.300 millones de pesetas por su surgimiento deportivo, es decir, por Maradona; estuvo hasta 1991 y salió debido a investigaciones que lo relacionaron con narcotraficantes y estudios antidopaje que confirmaron su consumo rutinario de cocaína. Duró año y medio inactivo y en rehabilitación. Posteriormente, Maradona emigró al Sevilla de España a pedido de Carlos Salvador Bilardo, en donde duró poco y al año regresó a su país para vestir los colores de Newell’s Old Boys.

En la temporada 1993/94 ‘El 10’ se preparó fuertemente para afrontar con Argentina el mundial de Estados Unidos 94; al cual llegó y en el control antidopaje del segundo partido ante Nigeria, le fue detectada ‘ephedrina’, sustancia prohibida por la FIFA. Por tal hecho tuvo que abandonar la concentración de Argentina, fue multado con 15.000 dólares y sancionado con 15 meses de inactividad.

Su exitosa y a la vez polémica carrera deportiva culminó desde el año 1995 hasta 1997, cuando jugó de nuevo para Boca Juniors y se retiró a sus 36 años de edad.

En enero del 2000 Maradona fue internado en un sanatorio para realizar unas terapias intensivas, debido a que sufrió una crisis hipertensiva y arritmia. Exámenes aplicados detectaron que había consumido varias cantidades de cocaína. Así pues, Diego viajó a Cuba para llevar a cabo una inmediata rehabilitación.

Ya sin jugar, Maradona se dedicó a la dirección técnica: primero con Rancing Club en 1995 sin grandes triunfos y, segundo, su mayor logro como DT al dirigir el seleccionado argentino rumbo al Mundial de Sudáfrica 2010 en donde quedaría eliminado en cuartos de final ante Alemania. Ahora no dirige aunque hace poco fue el timonel del Al Wasl de Emiratos Árabes.

Su idolatría: la Iglesia Maradoniana

Es una parodia de religión, en la cual se relaciona el culto de Maradona como Dios supremo. Para los ‘maradonianos’ 1961 es el año 1 D.D. (después de Diego), y significa el comienzo de la Era Maradoniana. Este colectivo se concentran, pricipalmente, en Napoli y varios lugares de Argentina. También, Diego Maradona tiene una estatua en el museo de Boca Juniors y en la ciudad de Bahía Blanca.

Sus logros deportivos:

  • Consiguió anotarle a Inglaterra uno de los goles más polémicos del fútbol mundial, la “Mano de Dios”. Este gol ocurrió en el mundial de México 86.
  • Ostenta el título a mejor gol de los mundiales: “El Gol del Siglo”, por aquel que marcó ante Inglaterra en el mismo partido de la mano.
  • Obtuvo una liga argentina con Boca Juniors; una Copa del Rey, Copa de la Liga y Supercopa de España con el Barcelona; y dos ligas italianas, una Copa Italia, Supercopa de Italia y una Copa UEFA con Napoli.

Con su selección ganó:

  • Campeonato Mundial Juvenil de 1979 (elegido mejor jugador).
  • Campeonato Mundial de Fútbol 1986 ante Alemania (elegido balón de oro).
  • Elegido mejor jugador de América en 6 ocasiones: 1979, 1980, 1986, 1989, 1990 y 1992.
  • Elegido mejor jugador de todos los tiempos en el 2000, en una encuesta realizada por la FIFA.

Diego Maradona le abrió los ojos a varios futbolistas de su época y posteriores a él, por su manera de pensar y vivir el fútbol. También demostró que si se lucha por un sueño, al final, termina por conseguirse, y es correcto mantener sus ideales sin dejarse pisotear por los demás. Además, demostró que aquellos obstáculos que persisten no pueden detener un sueño, en este caso, el jugar al fútbol.

Anuncios

Maradona y un relato contra Inglaterra

En un contexto de venganza de Argentina contra Inglaterra, en un partido por los cuartos de final de la Copa del Mundo de México 86, debido a la Guerra de las Malvinas efectuada en 1982, Diego Armando Maradona surgió como el ‘Vengador’ épico que, con su astucia en la cancha (La Mano de Dios) y su calidad con el balón (El Gol del Siglo) le dio la satisfacción al pueblo de decir “Argentina 2, Inglaterra 0”, todo a través de la garganta, no de un argentino, él es uruguayo: Víctor Hugo Morales, quien hizo carrera en Argentina e impuso un estilo narrativo como locutor de fútbol.