Inpahu

INPAHU se solidarizó con el INC

Con motivo de la Semana de la Indignación, llevada acabo del 8 al 12 de octubre, el Instituto Nacional de Cancerología (INC) puso en marcha una jornada de donación de sangre en la Fundación Universitaria INPAHU el día martes 9 de octubre de 7 a 12 de la mañana. 

Estudiante diligenciando la encuesta

Estudiante diligenciando la encuesta

La jornada fue realizada en la sede de Bienestar de la Fundación Universitaria INPAHU, con la autorización de la propia universidad y la atención impuesta por el Instituto Nacional de Cancerología (INC) en dicho procedimiento, que contaba con más de 8 médicos al servicio de cualquier persona (estudiante, docente, cuerpo de seguridad…) dispuesta a donar sangre para las personas que sufren de cáncer. Días antes se les había avisado a los estudiantes y maestros sobre la jornada y los requisitos para poder donar sangre correctamente.

Se mide la tensión del donante

Se mide la tensión del donante

Las personas que quisieran donar sangre tenían que ser mayores de edad, comprender un peso mayor a 50kg, no tener hambre en el momento de la donación, y no tener enfermedades del corazón y la sangre. Siendo aptos para la donación, los estudiantes se acercaron masivamente al punto donativo donde se les pedía llenar una encuesta de selección del donante para entregar datos generales y médicos. 

Luego de llenar la encuesta, los donantes eran llevados a una báscula para confirmar su peso y, consecutivamente, hablaban con una doctora encargada de tomar la tensión y de verificar antecedentes médicos. 
Es tomada la muestra de sangre

Es tomada la muestra de sangre

En seguida, al donante se le tomaba una muestra de sangre para ser analizada; allí se medía la hemoglobina y la cantidad de hierro en la sangre (con más de 14 se era apto para donar). Después de unos minutos era conocido el resultado sobre el estado de la sangre posteriormente donada.

Por último, la persona era llevada a una camilla algo inclinada. Allí el procedimiento era el siguiente: primero el donante tenía que mover la mano de cualquier brazo para encontrar la vena de la cual era extraída la sangre; segundo, la sangre era succionada (se donaron 450ml de sangre por persona) por medio de una inyección y finalmente enviada entre un tubo hacia una bolsa.

Extracción de sangre

Extracción de sangre

Fueron entregados jugos y galletas para reponer energías luego de la recolecta de algo menos del 10% de la cantidad total de sangre en cada persona. Todos los donantes terminaron con un algodón en el punto de inyección y con la satisfacción en sus caras al saber que su esfuerzo sería recompensado al posibilitar la recuperación de personas que ansiaban desde hace tiempo esa oportunidad de vida.

Fotografías: Diego Prieto.

Anuncios